LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

5 de mayo de 2010

ASADOR DE SILOS. LA TENTACIÓN DE LA CARNE

Hace días fue mi cumpleaños, y como ya es constumbre desde que nos conocimos, mi mujer y yo fuimos a darnos un homenaje gastronómico. Al elegir yo el sitio, no pude resistirme a la tentación de la carne y escogí un asador que pertenece a la Asociación de Asadores de lechazo de Castilla y León , creada en 2002, para mantener y fomentar la tradición del lechazo asado en horno de ladrillo o adobe y alimentado con leña.
Como esta Asociación tiene establecimientos en toda España, no hizo falta desplazarse hasta la comunidad castellano-leonesa, pues en Murcia existen dos, El Asador Castellano La Bruja (del que algún día hablaré) y el Asador de Silos.
En este último ya habíamos probado el lechazo (personalmente me gusta un poco más el que hacen en el Asador La Bruja), así que preferimos probar otro tipo de carne.
El restaurante está situado en la pedanía murciana de San Ginés, resulta curioso porque nada más entrar en él parece que te hayas trasladado a un asador de Castilla y León, pues está perfectamente ambientado, no falta ni un detalle: suelos rústicos, paredes interiores de estuco, colañas, mobiliario de madera oscura... y si te diriges al baño pasarás al lado mismo del horno de ladrillo donde se cocina la carne.
Existen dos salas separadas, una para fumadores y otra para no fumadores (me gustó este detalle, normalmente con un biombo se apañan y a veces ni eso).
El servicio fue muy correcto y eficaz, marcando los tiempos perfectamente.
Para abrir boca mientras eliges, te obsequian con un generoso plato de olivas aliñadas riquísimas.
Como somos de buen comer y de estómago agradecido, nos dispusimos a pedir sin contemplaciones.
Para beber, una botella de vino Crianza, Casa de la Ermita (tempranillo, monastrell, cabernet y petit v.), por aquello de hacer patria, y una botella de agua Solán de Cabras (por si entraba sed)
De acompañamiento para la comida te sirven una torta de pan recién salida del horno.
Entre los entrantes nos decantamos por unas compactas y sabrosas croquetas de crujiente ibérico (mamá, ningún restaurante igualará jamás las tuyas). Una ensalada Silos, con mango, canónigos, piñones, frutos secos y mucho vinagre, (el toque de vinagre podría resultar excesivo para algunos, a nosotros nos gustó mucho). Y al parecernos demasiado pedir Foie gras en "mi-cuit", el camarero nos sugiere poner un medallón para probarlo; finalmente nos lo sirvieron junto con dos cuencos, uno con mermelada y otro con sal maldon.
Y ahora vamos con la verdadera protagonista de la comida, LA CARNE.
Juani eligió solomillo de ternera lechal gallega. Muy tierna y con un sabor muy bueno.
Y yo solomillo de buey, una de las especialidades de la casa. No recuerdo exactamente si he probado el buey alguna vez, pero éste estaba exquisito. Tiene un sabor intenso, mi impresión es que sabe a CARNE, no sé expresarlo de otra manera, lo recomiendo.
Los dos servidos en platos de barro recién salidos del horno. Al pedir la carne, me sorprendió que no nos preguntaran como la preferíamos si: muy hecha, al punto o poco hecha. Temía que nos sirvieran los solomillos poco hechos que es la tónica habitual en los restaurantes.
Personalmente la carne me gusta al punto, ni muy hecha, puesto que queda dura para comer, ni poco hecha porque sangra mucho. Finalmente, quizás la presentaron poco hecha, pero no resulta un problema porque con el intenso calor del plato se va haciendo mientras la comes (curioso).
Ambos solomillos, con un tamaño considerable, iban cortados en medallones y sazonados con sal maldon, sin guarnición, ni salsas, sola, sin disfraces, como debe comerse la buena carne.
Me decepcionó un poco que no quedara ningún postre con chocolate (mi pasión), todo lo demás lo veía muy normalito, pero al final quedamos contentos puesto que la tarta de queso estaba muy suave y muy buena, y el flan de café resultó ser toda una sorpresa, muy dulce.
Para finalizar, la temida cuenta, que en estos casos se paga bien a gusto, la traen junto a una tarjeta del Restaurante que por supuesto guardaré para volver.
Mapa de situación

Avda. San Ginés, 61 San Ginés · 30169 Murcia · Tel. 968 889 118 · Fax. 968 379 883

2 comentarios:

  1. Suculenta la entrada!! Lo disfruté todo mucho ese día. Buena comida, buena película y por supuesto, la mejor compañía, la tuya.
    Un beso cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba