LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

31 de agosto de 2010

ORIGEN

Enlaces a esta entrada
"Origen", o Leo DiCaprio está como una peonza



Nunca el giro de una peonza pudo tener en vilo a tanta gente, nunca los últimos segundos de una película fueron tan decisivos para decantar la balanza del clímax final de un lado o de otro.

Un final abierto a múltiples interpretaciones siempre hace brotar la polémica, y ¿qué más da?, es otro factor que engrandece el encanto de esta película, una pequeña joya de la ciencia-ficción moderna que con el tiempo tendrá su reconocimiento, ORIGEN.
Es una cinta de entretenimiento puro, pero no es una película más. Origen es diferente, es ambiciosa, es estéticamente bella y trepidante, con una complicada trama bien estructurada. Pero lo mejor de todo es que siendo una película con un reclamo comercial verdaderamente notable y que aboga por el entretenimiento y la acción a raudales, también consigue poner a funcionar nuestra mente y no optar por dejarla en standby como muchas otras del mismo género; primero para no perdernos detalle de toda la trama y para poder entender todas y cada una de las distintas capas de sueños, (siempre que nos adentramos en el universo onírico corremos el riesgo de perdernos por el camino), y segundo para salir del cine totalmente conectados a la película intentando discernir entre los posibles significados del desenlace.
Si a esto añadimos un Di Caprio espectacular (como siempre) y un reparto a la altura de las circunstancias (con el protagonista de nuestra querida "500 días juntos" y pequeños papeles para  Pete Postlethwaite "En el nombre del Padre" y Michael Caine), tenemos un producto sólido y creíble.
Los últimos minutos en los que transcurre el desenlace pueden resultar agotadores y algo excesivos (quizá demasiado pomposo), aunque apenas te dé tiempo a pensar esto una vez que estás atrapado en la tela de araña de la que, aunque por una parte deseas salir para conocer la verdad, por otra disfrutas extasiado a un ritmo frenético la tremenda pegada de una sucesión de escenas repletas de tensión en las que te sientes apabullado.
Si eres fan de Matrix, no te preocupes, no hagas comparaciones, solo acepta las reglas del juego y simplemente disfruta.
Después de ver esta película, ¿te atreverás a cerrar los ojos esta noche?


Os recuerdo que tenemos un grupo de facebook llamado "Hablemos de cine" al que os podéis unir todos aquellos que os guste el cine y queráis compartir cualquier cosa sobre el séptimo arte.

27 de agosto de 2010

EL PLANETA DE LAS COLECCIONES

Enlaces a esta entrada
Aunque aún perdure el olor de la última barbacoa, y la sal del mar y el cloro de la piscina continúen impregnado nuestra piel, nos vamos aproximando inexorablemente al final del verano, pese a que sigamos negándonos a reconocerlo y, sobre todo, a pensar en todo aquello que nos encontraremos a la vuelta de la esquina. Una esquina que desearíamos no doblar para no tener que enfrentarnos a la realidad que nos espera y de la que hemos intentado abstraernos durante un tiempo: subidas del IVA, bajadas de sueldos, vuelta al “cole”…
Pero sobre todo lo que me recuerda que el retorno a la rutina se acerca y que nos adentramos en el mes de septiembre, son los continuos e inevitables anuncios de coleccionables por fascículos que mezclados entre programas playeros y recopilatorios se cuelan en nuestras casas.
Nos han estado acompañando desde que éramos pequeños y ya son parte de nuestra vida, al igual que no seríamos conscientes de la llegada de la primavera si no nos lo dice El Corte Inglés, el final del verano no es tal si no nos lo recuerda Planeta DeAgostini. Por cierto que el DeAgostini éste se estará forrando a costa nuestra con este rollo, puesto que le ha dado para comprarse un planeta y todo…
El caso es que gracias a los benditos coleccionables paso las tardes de invierno la mar de entretenido.
Cuando invito a mis amigos a casa a tomar café, me luzco con mi colección de “Merienda de princesas Disney”, ahí saco todo mi arsenal de tazitas rosas de lindas princesitas Disney, bandejitas, azucarero a juego…., aunque en cierto modo noto en ellos una permanente sonrisa sarcástica que me desorienta, sobre todo cuando empiezan a llamarme “cari” sin venir a cuento…
Por si acaso y para que mi hombría no quede en tela de juicio les pongo mis dvds de “Soldados, armas y batallas”, cada vez que leo el eslogan publicitario se me ponen los pelos de punta: “¡Un espectacular recorrido por la historia de la guerra! Las contiendas más decisivas. Las armas más mortíferas. Los líderes más carismáticos.
Ahora, que cuando les sugiero entrar en mi habitación para ver mi espectacular colección de “Biplanos míticos”, justo en ese momento todos recuerdan que tenían una ineludible cita a la que no pueden faltar por nada del mundo.
Biplanos
Mis amigos dicen que aparte de mí no conocen a nadie que haya concluido una colección completamente, como mucho compran el primer fascículo atraídos por alguna oferta y que luego a partir del segundo la colección comienza a caer en el olvido y a ocupar sitio innecesariamente en sus repletas estanterías. La mayoría de sus trasteros tiene algún fascículo u objeto de algún coleccionable. No los entiendo.
En fin, vuelvo a quedarme solo, qué mejor momento para disfrutar de mi hobby favorito, qué digo hobby, es ya mi modo de vida, todo gracias a “Descubre la naturaleza y los pájaros”. Mereció la pena la espera hasta completar los 70 fascículos con DVD en los que podemos oír todos los cantos de pájaros habidos y por haber, y si por si esto fuera poco me obsequiaron con una especie de silbatos de madera (reclamos) para imitar el sonido de los pájaros con sus instrucciones de uso y todo … Todas las tardes salgo a mi balcón y me rodeo de los que se han convertido en mis verdaderos amigos, los pájaros. Y ahí estoy yo con mi reclamo en los labios, imitando su dulce canto, siendo uno más de ellos…. Pío, pío, pío.


23 de agosto de 2010

¿QUIÉN VIVE AHÍ?

Enlaces a esta entrada
No me gusta nada "¿Quién vive ahí?", el programa de la Sexta.
Y no porque me parezca un mal programa o su contenido carezca de interés, sino porque odio esa gente que nos enseña sus preciosas e inacabables casas de revista. Cuando lo veo me da la impresión de que me las estén restregando por las narices diciendo "Mira mi casa de diseño carísima que tú jamás vas a poder tener"...
En un programa salía una marquesa que para localizar a su marido dentro de su interminable vivienda tenía que llamarlo al móvil. ¡Qué estupidez!, con lo guay que está alargar el brazo y tener ahí a tu mujer, a mano.
No soporto a esos ricachones despilfarradores que van fardando por ahí. El otro día vi a un tipo que se había construido una casa en lo alto de un acantilado, tenía la choza unos 1000 metros cuadrados y 7000 de "parcela". Los hay que no les gustan las estrecheces.... ¡Dios! cómo lo odié.... ¿Quién necesita eso para vivir?.
El caso es que recibió a la reportera del programa frente a su garaje, para que se viera bien su flamante Ferrari de este año y sus 4 o 5 motos y 2 Quads. Mal empezamos, pensé yo.
Para acceder a su humilde morada había que montar en un impresionante ascensor panorámico con unas vistas increíbles, supongo que el hombre no padecería de vértigo.
El personaje tenía un balconcito de cristal suspendido en el aire, en pleno acantilado, a cientos de metros de altura, decía que era su rinconcito para leer. ¡Qué envidia! Pero no es una envidia sana, no, es algo que me corroe por dentro....¡uff!.
Luego nos mostró una piscina al aire libre, climatizada, con su toldo para el invierno e hilo musical, además, contaba el pavo, que si te ponías a bucear por debajo del agua sonaba otra música distinta. Y digo yo, ¿hace falta gastarse una millonada para poner música debajo del agua, para dos segundos que vas a estar buceando? o ¿es que tu mujer es Gemma Mengual?.
Cuando procedía a enseñar el salón cambié de canal....
Quién vive ahí, Mujeres ricas, Casadas con Hollywood, ¿a qué viene la moda de este tipo de programas?. Creo que con la profunda crisis que está sufriendo el país, donde hay familias que están atravesando una gravísima situación y donde la pobreza aumenta a pasos agigantados, no es el momento más oportuno para que proliferen estos programas que no hacen otra cosa que encrespar todavía más los ánimos. Me parece una broma macabra. Sinceramente no le veo sentido, más bien lo considero de mal gusto.
Justo el tipo de programa que necesita nuestro país ahora mismo, ¡sí señor!

Prefiero "Callejeros", sobre todo cuando salen mendigos y gente con esas casas en ruinas, con goteras... No es que disfrute con las desdichas ajenas, pero al menos me sirve de consuelo, al comprobar que hay mucha gente peor que yo, y para aprender a apreciar todo lo que tengo, que no es poco.
En fin, si alguna vez haciendo zapping me encuentro otra vez con ¿Quién vive ahí? me consolaré viendo después Callejeros, o pensando que esa gente, por mucho dinero que tenga, seguro que no es feliz....

16 de agosto de 2010

MADRILEÑO CACHONDO

Enlaces a esta entrada
El otro día, escuchaba a uno de mis vecinos hablando por teléfono, y no es porque tenga yo interés alguno en saber de su insustancial vida o atender a sus vacías conversaciones, sino porque ha cogido la absurda y molesta costumbre de ponerse cerca de mi ventana para hablar a voces por el móvil. El caso es que experimenté una extraña sensación al llegar a mis oídos una frase, que consiguió que se entremezclaran en mí una contradictoria vorágine de sentimientos de rabia, indignación y compasión.

El individuo en cuestión (que tendrá mas de 30 años) le contaba a su interlocutor: “Me van a llevar a una discoteca de San Pedro del Pinatar, dicen que hay un montón de tías. Las murcianas se ponen muy cachondas con los madrileños….”
Mi primera reacción fue reírme compasivamente, pero conforme iba procesando la estupidez que había escuchado, mi indignación fue creciendo por momentos.

A ver, parece que me he perdido algo…. ¿Acaso el agua que bebéis en Madrid lleva algún componente químico especial que os hace ser más atractivos?, o ¿es la atmósfera que respiráis en la ciudad, polígono o poblado dónde vivas la que atrae a nuestras chicas?. 
Quizás simplemente estés insinuando que en nuestra región las mujeres sean tan paletas o descerebradas que beben los vientos por los habitantes de una determinada Comunidad Autónoma del mismo país…
Desde aquí me gustaría lanzarte una pregunta (si sabes leer, claro) ¿hay alguna diferencia física, psíquica, social o de estatus entre una persona cualquiera de Madrid y otra de Murcia?…

Sería fácil para mí, analizándote, meter a todos los madrileños en el mismo saco, pero no, no me voy a poner a tu altura, no es mi intención caer tan bajo. Yo no creo que todas las personas de Madrid sean como tú, no creo que sus familias incumplan sistemáticamente las normas de la piscina de su urbanización y perturben constantemente el descanso de los vecinos como la tuya. 
La verdad es que no creo que roben el agua al vecino de arriba, tomen prestadas sin permiso las sillas del de al lado, dejen que sus hijos salten y ocupen los jardines de propiedades privadas, o aprovechen el parking del vecino para meter su remolque.
Tampoco creo que los madrileños sean tan barriobajeros, se hablen siempre a gritos y se amenacen entre ellos con irreproducibles palabras malsonantes. O que los padres de Madrid arriesguen la integridad de sus hijos de 6 y 2 años dejándoles montar en un Quad a toda pastilla por la urbanización, o vayan montados con ellos, los 3 en una moto, sin casco y sin seguro. Sinceramente no lo creo. 
Si la Policía Local o los Servicios Sociales se pasaran por aquí, entonces sí que nos íbamos a poner "cachondos"...
Las murcianas no son las cachondas, el cachondo eres tú, “figura”.

Yo, antes de encasillarte o clasificarte por el territorio donde hayas nacido o vivido, lo haría por el grado de retraso mental que tengas, en eso seguro que tú estarías en el grupo de cabeza.

Aunque en parte, la culpa de todo esto no sea enteramente tuya, puesto que parte de ella la podrías compartir con nuestros políticos, empeñados una y otra vez en establecer desigualdades entre pueblos y Comunidades Autónomas y fomentando diferencias y animadversiones entre ciudadanos de un mismo país, olvidando permanentemente, que todos tenemos los mismos derechos y todos, absolutamente todos, independientemente del territorio en donde vivamos, somos iguales ante la ley, ni somos más ni menos.


Elegida como mejor entrada del mes de Agosto en Confesiones de un Pensador Compulsivo.

4 de agosto de 2010

EL DÍA DE LA MADRE

Enlaces a esta entrada
Cristina salió ese día mas rápido que de costumbre. La espabilada niña iba saltando con ilusión las baldosas de dos en dos, sus expresivos y enormes ojos azules lo decían todo, era un día especial. Hoy deseaba verla con más ganas que nunca, le tenía una bonita sorpresa preparada.
Aquella mañana la habían dedicado casi por completo en el colegio a elaborar un detalle para el día de la madre.
La niña había escogido un bonito sobre dorado con corazones en el que introdujo una tarjeta decorada por ella misma y que al abrirla se leía: “GRACIAS MAMÁ POR…”. Abajo se podían leer unas líneas escritas por la pequeña con una perfecta caligrafía:

“Por tus consejos.
Por estar siempre ahí cuando más lo necesito.
Y porque sé que nunca, nunca me abandonarás.
TE QUIERO MUCHO”.

Durante todo el recorrido del autobús estuvo comprobando de manera obsesiva que llevaba todas las monedas en la bolsita. Se había pasado la tarde anterior extrayéndolas pacientemente con un cuchillo pues le daba pena romper su cerdito de barro. Gracias a él iba aproximándose céntimo a céntimo a su gran sueño, que no era otro que aquella preciosa bicicleta a la que se detenía a contemplar una mañana tras otra, pegando su carita al escaparate de una tienda que había camino al colegio. Era como un ritual, pero por ahora, aquello tendría que esperar. Merecía la pena…

Se bajó una parada antes para entrar en la floristería. A Juan, dueño de la tienda y amigo de la familia, le fascinaba la sorprendente madurez de esa dulce niña.
Cristina depositó la bolsa con las monedas en el mostrador y sin contarlas, apenas sumaban 13€, Juan se dirigió a prepararle un enorme y llamativo ramo de diferentes flores que a cualquier cliente le habría costado alrededor de 50€. La ocasión lo requería.

Conforme se iba aproximando, a la niña se le notaba más emocionada. Estaba feliz por ver todo tan bonito y con tantas flores. Finalmente, cuando llegó a la altura de su madre, se detuvo ante ella y dándole un beso al sobre, lo puso junto a las flores sobre la tumba.
Era el primer día de la madre desde aquel desgraciado accidente…


No hagamos repetir historias como ésta nunca más, toda precaución al volante es poca. 
Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba