LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

27 de agosto de 2010

EL PLANETA DE LAS COLECCIONES

Aunque aún perdure el olor de la última barbacoa, y la sal del mar y el cloro de la piscina continúen impregnado nuestra piel, nos vamos aproximando inexorablemente al final del verano, pese a que sigamos negándonos a reconocerlo y, sobre todo, a pensar en todo aquello que nos encontraremos a la vuelta de la esquina. Una esquina que desearíamos no doblar para no tener que enfrentarnos a la realidad que nos espera y de la que hemos intentado abstraernos durante un tiempo: subidas del IVA, bajadas de sueldos, vuelta al “cole”…
Pero sobre todo lo que me recuerda que el retorno a la rutina se acerca y que nos adentramos en el mes de septiembre, son los continuos e inevitables anuncios de coleccionables por fascículos que mezclados entre programas playeros y recopilatorios se cuelan en nuestras casas.
Nos han estado acompañando desde que éramos pequeños y ya son parte de nuestra vida, al igual que no seríamos conscientes de la llegada de la primavera si no nos lo dice El Corte Inglés, el final del verano no es tal si no nos lo recuerda Planeta DeAgostini. Por cierto que el DeAgostini éste se estará forrando a costa nuestra con este rollo, puesto que le ha dado para comprarse un planeta y todo…
El caso es que gracias a los benditos coleccionables paso las tardes de invierno la mar de entretenido.
Cuando invito a mis amigos a casa a tomar café, me luzco con mi colección de “Merienda de princesas Disney”, ahí saco todo mi arsenal de tazitas rosas de lindas princesitas Disney, bandejitas, azucarero a juego…., aunque en cierto modo noto en ellos una permanente sonrisa sarcástica que me desorienta, sobre todo cuando empiezan a llamarme “cari” sin venir a cuento…
Por si acaso y para que mi hombría no quede en tela de juicio les pongo mis dvds de “Soldados, armas y batallas”, cada vez que leo el eslogan publicitario se me ponen los pelos de punta: “¡Un espectacular recorrido por la historia de la guerra! Las contiendas más decisivas. Las armas más mortíferas. Los líderes más carismáticos.
Ahora, que cuando les sugiero entrar en mi habitación para ver mi espectacular colección de “Biplanos míticos”, justo en ese momento todos recuerdan que tenían una ineludible cita a la que no pueden faltar por nada del mundo.
Biplanos
Mis amigos dicen que aparte de mí no conocen a nadie que haya concluido una colección completamente, como mucho compran el primer fascículo atraídos por alguna oferta y que luego a partir del segundo la colección comienza a caer en el olvido y a ocupar sitio innecesariamente en sus repletas estanterías. La mayoría de sus trasteros tiene algún fascículo u objeto de algún coleccionable. No los entiendo.
En fin, vuelvo a quedarme solo, qué mejor momento para disfrutar de mi hobby favorito, qué digo hobby, es ya mi modo de vida, todo gracias a “Descubre la naturaleza y los pájaros”. Mereció la pena la espera hasta completar los 70 fascículos con DVD en los que podemos oír todos los cantos de pájaros habidos y por haber, y si por si esto fuera poco me obsequiaron con una especie de silbatos de madera (reclamos) para imitar el sonido de los pájaros con sus instrucciones de uso y todo … Todas las tardes salgo a mi balcón y me rodeo de los que se han convertido en mis verdaderos amigos, los pájaros. Y ahí estoy yo con mi reclamo en los labios, imitando su dulce canto, siendo uno más de ellos…. Pío, pío, pío.


6 comentarios:

  1. Me ha encantado como , a través de este pequeño relato, siempre en primera persona, reflexiones y nos hagas reflexionar sobre este fenómeno de las colecciones de editorial. Para mi, sin animo de ofender a las personas que las compran, no tienen el mérito del verdadero coleccionista, que dedica su vida y su tiempo a buscar, a veces por los lugares mas recónditos, ese objeto que anhela.
    Yo no colecciono nada, pero si algo me gustaría guardar y "coleccionar" son bonitos momentos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me apunto a esa colección que espero tenga infinitos fascículos.
    Me ha encantado tu comentario, gracias, un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿Tacitas de te?¿en serio?XDD
    Bueno yo definitivamente odio las colecciones y jamás recuerdo haber hecho ninguna, se me antoja una especie de intento de vencer a la muerte y la finitud lo cual es evidentemente un intento absurdo con lo cual me abstengo.

    Los coleccionistas sobretodo los extremos acaso piensan donde iran sus tesoros cuando ellos dejen este mundo? Algún sobrinillo travieso seguro que les da alguna utilidad perversa, o a la basura casi seguro.
    La única esperanza es coleccionar libros, se pone el nombre y luego se pueden legar a las bibliotecas, eso sí puede otorgar algún resquicio de inmortalidad ;-)

    ResponderEliminar
  4. El coleccionismo es un modo de vida. Cuando empiezas no pararas. Yo soy coleccionista y tengo alguna de las colecciones que hace planeta, completas y bien colocadas. El legado sera para alguien que le interese y quiera seguirlo

    ResponderEliminar
  5. Yo colecciono todo lo que cae en mis manos, creo que tengo algún tipo de problema mental :D
    Por cierto, os recomiendo una película genial cuyo protagonista es un tipo de coleccionista muy curioso: Everything is Illuminated (una auténtica maravilla :D)

    ResponderEliminar
  6. Como siempre la tengo, pero todavía no la he visto, después de tu comentario ya me ha picado la curiosidad. Por cierto, para hablar de ésta y otras películas os espero a todos en "Hablemos de Cine" un grupo de facebook que creé recientemente.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba