LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

21 de septiembre de 2010

¿LA TENEMOS TOMADA CON EL ISLAM?


En España, por lo menos en teoría, hay libertad de expresión, de culto, ideológica y todos somos iguales ante la ley independientemente de la raza, el sexo o la religión que se profese. Nadie puede imponer nada por la fuerza y todo el mundo disfruta de sus costumbres y tradiciones como mejor les convenga (salvo en Cataluña y Canarias con los toros).
La existencia de libertad no nos debe confundir y hacer caer en la tentación de añorar un mundo sin ciertas restricciones; hay unas reglas, siempre las habrá y son irremediablemente necesarias. Al igual que los derechos y libertades existen obligaciones, normas que hay que cumplir y respetar para lograr una convivencia pacífica.
El hecho de apoyarse en ideologías, religiones o creencias, no debe ser pretexto para eludir las normas del país que te acoge. Estamos en unos tiempos donde hay ciertos temas tabú o muy delicados sobre los que hay que andar con pies de plomo y en los que por ciertos temores a ser tachados de fascistas, racistas y demás calificativos que se quieran utilizar, no se quieren tocar o se tratan de una manera errónea. 
Un buen ejemplo de todo lo expuesto es la polémica suscitada por la famosa alumna de Pozuelo a la que no se le permitía entrar a clase con un velo, y es que si en un Centro Educativo hay unas normas de régimen interno que prohíben a los alumnos llevar la "cabeza cubierta" en las clases, esas normas son las mismas para el rapero que lleva una gorra, el niño que pretende entrar en clase con una careta de Spiderman o la niña que su religión le impone llevar un velo cubriendo su cabeza. Todo planteamiento que quiera llevar el tema a polémicas religiosas, xenófobas o racistas, es malicioso y estúpido. Al igual que el tema del burka, dejando a un lado que es un elemento absolutamente denigrante para el sexo femenino, una mujer que entra en un organismo público tendrá que llevar la cara descubierta para ser en todo momento identificada y no hay que buscar más problemas donde no los hay, fuera de allí, que vaya disfrazada si lo desea.
De lo más surrealista me parece la reivindicación de asociaciones islamistas que recientemente y coincidiendo con el final del Ramadán, solicitaban a los empresarios murcianos que se les concediera los dos días de fiesta al año que tienen por su religión. ¿Qué pretenden? ¿gozar de dos días libres más que el resto de trabajadores del país? o ¿lo cambiarían por el día de Navidad o Viernes Santo?...
Es cuanto menos sorprendente que personas que vienen de vivir en unas condiciones infrahumanas, privados de cualquier derecho, sometidos a regímenes autoritarios y restrictivos de toda libertad, de repente se encuentren en un país con una democracia que les permite acceder a todo tipo de ayudas sociales, educación gratis, D.N.I., sanidad gratuita, una Constitución y unas leyes que los amparan, justicia gratuita para personas sin recursos y todavía 
algunos deseen imponer "sus reglas". No quiero decir con esto que, obviamente como personas totalmente iguales a nosotros, no se merezcan todos y cada uno de esos derechos de los que disfrutan en nuestro país, ni que nos tengan que estar agradecidos eternamente, pero oír últimamente todas estas noticias me dejan perplejo.
Estoy totalmente en desacuerdo con el pastor descerebrado  que quería quemar ejemplares del Corán el pasado 11 de septiembre en Estados Unidos, imbéciles los hay en todos sitios y en cualquier religión. Ahora, amenazar y echar mano enseguida de las armas porque a un personaje se le ocurra semejante tontería lo veo excesivo.
De eso es de lo que estoy en contra, de la intransigencia y del extremismo. Las exageradas respuestas islamistas a las "provocaciones" occidentales están últimamente a la orden del día, interpretando como provocación cualquier acto. Por ejemplo, ahora se ha armado un revuelo considerable en Marruecos porque el líder de la oposición de nuestro país, Mariano Rajoy, va a visitar una ciudad española, en este caso Melilla. ¿Acaso nuestros líderes políticos no van a poder ir a visitar la ciudad que les plazca? Hay que recordar que este verano, ante la pasividad de la policía y autoridades de Marruecos, los activistas marroquíes estuvieron bloqueando la frontera con Melilla impidiendo el paso de cualquier mercancía a la ciudad autónoma y colocaron carteles denigrando a las mujeres policía de esa ciudad. ¿Eso no es una provocación? ¿Deberíamos haber quemado banderas y empuñado las armas?.
Explíquenles ustedes a un ciudadano norteamericano qué significa la palabra provocación cuando finalmente coloquen una mezquita junto a la zona cero, cerca de donde radicales islamistas hicieron estrellar 2 aviones acabando con la vida de más de dos mil compatriotas suyos.
Siguiendo con provocaciones, amenazas y reacciones desmesuradas, hace poco nos sorprendía una noticia muy curiosa. Resulta que el nombre de una discoteca de Águilas ha hecho aflorar esos sentimientos extremistas, poniendo en el punto de mira del terrorismo islámico a todo un país, hasta tal punto que los dueños del local han reculado y están dispuestos a cambiarle el nombre, logotipo y hacer todo tipo de reformas para evitar cualquier ofensa. Gesto loable por su parte, pero, independientemente de que haya supuesto una gran campaña de marketing para este establecimiento, ¿hay que llegar hasta ese punto?... Los símbolos religiosos merecen un respeto pero... ¿Realmente resulta una ofensa tan grande como para generar este clima?, ¿la tiene todo el planeta tomada con el Islam?.
Soy de la opinión de que muchos problemas se solucionarían poniéndose en el lugar del otro.
Imaginemos que emigramos a un país donde la religión predominante es el Islam, ¿tendríamos derecho allí de hacer todas las reivindicaciones con la libertad que ellos las hacen aquí? ¿podríamos pasar a una mezquita calzados o vestidos como nos diera la gana?, ¿sería una provocación pedir en voz alta en ese país que no lapiden a mujeres porque no nos  parece bien? o ¿manifestarnos en su país para que no le cortaran la mano a los que robaran?
Con todo esto no quiero demonizar ni a una sociedad ni a una religión y más cuando en España no hace mucho andábamos inmersos en una cruel y sangrienta guerra civil, las mujeres no tenían ningún tipo de derechos y nuestra religión se ha dedicado a "quemar brujas" y últimamente se ha "ocupado" demasiado de los menores. 
Pero es cierto que aún hay civilizaciones ancladas en el pasado sometidas a unas arraigadas costumbres apoyadas en un fanatismo exacerbado que, con el paso del tiempo, supongo suavizarán sus postulados y experimentarán una "apertura" que llegará más tarde o más temprano. Mientras tanto un poco de sentido común no nos vendría mal a todos.

3 comentarios:

  1. ¡Buenas! Hemos visto que este blog también participa en los premios 20 blogs y nos hemos pasado para echarle un vistazo, nosotros también nos presentamos en la categoría de viajes http://lablogoteca.20minutos.es/blog-de-viajesnet-331/0/
    Y no hemos querido irnos sin antes dejar un comentario.
    Saludos y mucha suerte en el concurso, aunque la cosa está complicada...

    ResponderEliminar
  2. Y tan complicada, como que para votar te exigen tener registrado un blog en la blogoteca. Es absurdo el quitar la posibilidad a todo el mundo de participar en la votación. Como veréis he quitado ya el banner del concurso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Es como si nosotros nos levantasemos en armas cada vez que un alto cargo de Inglaterra se presentase en Gibraltar. Estoy de acuerdo contigo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba