LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

26 de junio de 2012

EUROCOPA 2012 (III). CUATRO SELECCIONES Y UN DESTINO

Enlaces a esta entrada


Un pasito más, las semifinales se acercan, llega la hora de la verdad y a esta cita se presentan puntual y merecidamente cuatro selecciones históricas. Las cuatro que a mi juicio han desarrollado un mejor fútbol. Demos un rápido repaso a cada una y que Dios reparta suerte: 

ITALIA: Esta Italia sí es bella, por fin este país se ha puesto a jugar al fútbol con alegría y ha dejado su lado más tosco, duro y rácano, para dedicarse al arte, que tan bien se le ha dado históricamente a este país.
Está perfectamente manejada por un genio entradito en años llamado Andrea Pirlo, su penalti en la tanda de cuartos contra la escandalosamente ultradefensiva Inglaterra, fue toda una declaración de intenciones, ese toque sutil, esa genialidad fue una bonita metáfora para plasmar una idea, un estilo por el que apuesta esta selección. Con su varita mágica puso boca abajo una tanda de penaltis que tenían cuesta arriba y facilitó el pase de su selección a la siguiente ronda. Sin duda ganó el fútbol y ganó con sus mejores armas.
Se presenta apasionante la semifinal Alemania-Italia, un partido entre dos gigantes históricos que están ofreciendo su mejor cara en este campeonato.
ALEMANIA: Otro equipo transformado de la mano de Joachim Löw, Alemania le ha aplicado toques de fantasía al clásico rodillo alemán. Ha encontrado el perfecto equilibrio entre la fiabilidad de la maquinaria alemana y los chispazos de inspiración de los Özil, Müller y compañía.
Solo falta por ver si han encontrado ya el antídoto anti-España que no lograron en el pasado Mundial, cuando después de haber asombrado con su juego durante todo el campeonato, se vulgarizaron como el resto de equipos al enfrentarse a la selección española.
De la imagen que ofrezca ante Italia dependerán mucho sus opciones de ganar el título.
PORTUGAL: En cierto modo a la selección portuguesa históricamente se le puede comparar un poco a la española, un equipo que siempre está ahí, que cuenta con magníficos jugadores, que suele desplegar un buen juego, pero que le ha faltado muchas veces esa pizca de suerte o de carácter para ganar los grandes títulos. Solo que esta vez tienen a Cristiano, él tiene la palabra, debe demostrar que es un verdadero jugador franquicia y que puede marcar las diferencias entre un equipo simpático y una selección favorita.
El pequeño inconveniente es que les ha tocado en semifinales la actual Campeona del Mundo y de Europa.
ESPAÑA: Aunque a veces da la sensación de que esta selección sería capaz de hacer mucho más de lo que hace, ganar los partidos con más suficiencia o dar más espectáculo, lo que está claro es que se ha convertido en un bloque muy fiable, tanto en defensa como en ataque. Parece como si no le hubiera hecho falta hasta el momento meter una marcha más y que le haya bastado para dosificarse milimétricamente.
Sabe explotar sus virtudes a la perfección e intenta esconder lo posible sus defectos. Con la posesión como mayor arma, reduce las posibilidades del equipo contrario al mínimo, prácticamente no les deja crear ocasiones (hasta ahora ha recibido un solo gol en todo el campeonato). Y lo mejor de todo, los rivales lo aceptan, saben de antemano el partido que se les va a presentar y renuncian a sus propias virtudes por la obsesión de frenar a los nuestros. Todos sacrifican el talento por el músculo. 
Que sigan así, el fútbol lo pondremos nosotros...

17 de junio de 2012

EUROCOPA 2012 (II). UNA SELECCIÓN BIPOLAR DE UN PAÍS BIPOLAR

Enlaces a esta entrada
Ya estamos en cuartos, esto se está convirtiendo en una costumbre, bonita costumbre; aunque las sensaciones no sean las mismas de un campeonato para otro, estamos ahí, seguimos estando donde nos corresponde. Primer objetivo cumplido, pero ahora hay que mirar hacia arriba, hay que llegar lo más lejos posible y ese lugar lejano no es otro que ver a Casillas levantar una nueva Copa.

Tras esta primera fase los números sobre el papel son claros: pasamos primeros de grupo, empatando con el otro gallito, goleando a la Cenicienta y ganando por la mínima a una selección de clase media. Podríamos decir que nuestra actuación es la que en un principio podía entrar en el guión.
Pero las sensaciones son distintas, una cosa son los fríos números, la estadística, los porcentajes de posesión de balón que son los que son, y otra es la impresión que te deja el equipo en general, una percepción que, al ser totalmente subjetiva, es muy distinta para una persona u otra.

En lo que casi todo el mundo estaremos de acuerdo es que la selección española ha ofrecido dos imágenes totalmente distintas hasta el momento, o por lo menos nos ha dejado diferentes sensaciones.

Ayer me dí cuenta de esto, tras el partido contra Croacia y la clasificación de España como primera de grupo, mis sensaciones en el fondo no eran del todo buenas, era momento de estar alegre o al menos aliviado, sí lo estaba en cierto modo, pero el partido y la imagen general del equipo en esta primera fase me había dejado una intranquilidad impensable en un momento así hace unos años, me albergaban muchas dudas, pero tantas como esperanzas.
A esta sensación agridulce, a esta bipolaridad, había contribuido la selección española con su comportamiento en estos tres primeros partidos. Goleamos brindando una muy buena imagen contra Irlanda para acto seguido ofrecer un partido muy pobre y para olvidar contra Croacia, aunque el trastorno se mostró en todo su esplendor en un mismo partido, contra Italia, en el que mostramos una cara distinta en cada parte.

Para explicar un poco mejor toda esta pequeña locura en la que estoy inmerso relacionaré el lado negativo y el positivo de esta selección: 



Aspectos negativos
  • Que con el equipo que disponemos a veces da la sensación de que hacemos un juego demasiado conservador, se arriesga lo mínimo, el equipo alegre de antaño se está convirtiendo en un bloque excesivamente especulativo con el resultado y en esto Del Bosque tiene mucho que decir: 
  • No entiendo su enfermiza obsesión en poblar exageradamente el centro del campo, (con cinco centrocampistas contra Croacia no le llegó a Torres ni un balón en condiciones)
  • Que ante la falta de gol de este equipo, la única solución que ofrece es jugar sin 9, que como recurso para un momento dado no está mal, pero basar nuestro esquema en eso...., vale que se quiera explotar el que tengamos el mejor centro del campo del mundo y un estilo propio, pero de ahí a jugar sin delantero me parece un lujo absurdo. 
  • ¿Qué pasa con Llorente? ¿qué es lo que tiene que hacer este delantero para jugar en la selección?, y si profundizamos más, ¿por qué se queda en casa el máximo goleador español de nuestra liga?
  • Sus cambios son dignos de estudio, el quitar a Silva del campo repetidamente cuando está siendo el mejor, sacar a un extremo para jugar sin delantero centro (en toda la historia del fútbol los extremos servían balones a los delanteros...). Resumiendo, su afán por este tipo de experimentos en pleno campeonato.
  • El marqués debería hacer comprender a sus jugadores que no somos un equipo de fútbol sala, que se puede marcar gol sin meterse dentro de la portería con el balón, que se puede chutar a puerta y no dar "un pase" a la red...
  • Parece que no exista un plan B cuando un partido se atasca. 
  • Atravesamos durante los partidos fases de: aburrimiento-desesperación-miedo un poco preocupantes. 
  • En definitiva, da la impresión de que el equipo está demasiado nervioso, responsabilizado, impreciso, espeso...
Aspectos positivos
  • Tirando de tópicos todo tiene fácil explicación: el fútbol es así, no hay rival pequeño, hoy en día cualquier equipo te la lía... 
  • Hay que reconocer que el nivel de una Eurocopa es mayor que el de un Mundial. 
  • Indudablemente nadie es perfecto y a lo largo de todo un campeonato hay altibajos y a base de partidos feos es como se ganan los títulos.
  • Esta Selección no pierde, tiene la suerte del campeón y así es como nos ganaban antes a nosotros, es lo que hemos añorado siempre.
  • Debemos seguir creyendo en esta maravillosa generación de futbolistas, tenemos el mejor portero y el mejor centro del campo del mundo y se han ganado suficiente crédito. Del Bosque lo que pretende es blindar atrás y dar equilibrio a un sistema de toque que tan bien ha funcionado en el Barcelona.
  • Que haciendo caso a Xavi nuestro estilo y forma de jugar es innegociable, que con esta convocatoria no se puede jugar de otra manera y que hay que explotar nuestras virtudes al máximo. 
  • Hay que tener en cuenta que todos los equipos, todos (hasta Alemania que había maravillado en el Mundial) nos juegan igual, a cerrarse y a esperar un posible fallo, así es difícil jugar. Que ya nos conocen y nos temen (solo hay que ver a Croacia que estando eliminados solo atacó en el último cuarto de hora).
  • Que esta situación ya me suena y la tuvimos hace dos años en Sudáfrica y con esto nos dio  para ganar todo un Mundial... 
  • Y por último ¿Qué han hecho selecciones como Inglaterra para pasar como primera en su grupo? ¿En realidad Francia es tan temible? Y no hablemos de Holanda... Lo que quiere decir que la mayoría de selecciones pese a su cartel no están rindiendo a gran nivel.
En definitiva nos toca disfrutar/sufrir, alegrarnos/enfadarnos con una selección de fútbol bipolar, pero es que en el fondo en España somos así, un país bipolar, que es capaz de poner a caer de un burro a la gente durante toda su vida para luego ensalzarla y aclamarla en su lecho de muerte. Un país en el que ascendemos vertiginosamente a los altares a alguien para de manera automática dejarlo caer estrepitosamente al infierno, en el que pasamos de la euforia a la decepción de un paso, en el que agachamos la cabeza o sacamos pecho casi en el mismo instante, en el que votamos masivamente a un partido político para al día siguiente criticarlo hasta la saciedad...
Y no nos resignamos a reconocer que nada es blanco o negro, que el gris también existe y casi todo lo cubre.

En fin, odio esta selección que me hace sentir tan bien... ¿Qué me está pasando?

11 de junio de 2012

Eurocopa 2012 (I). Pan y circo

Enlaces a esta entrada
Ya era hora de que nos dejáramos de primas de riesgo, de rescates y cambiásemos gustosamente a la Merkel por los Özil, Mario Gómez, etc… y a los hombres de negro por los hombres de rojo. Abandonamos momentáneamente los debates sobre la crisis para enzarzarnos en el debate del “nueve”...
Empezó la Eurocopa y con ella, la participación de nuestra selección, la campeona de Europa y del Mundo (nunca me cansaré de repetirlo, qué bien suena…).

No había mejor forma de comenzar que enfrentándonos a la cuatro veces campeona del mundo (casi nada), todo un privilegio y un escaparate para nuestro fútbol. Hasta nuestro discreto entrenador quiso acaparar todos los focos en esta cita tan importante emulando a los dos divos de la liga española, Guardiola y Mourinho. Y es que después de haber estado debatiendo sobre cual de los tres delanteros natos de la lista iba a ser el “nueve” de España, Del Bosque llevó la contraria a todos a lo Mourinho y nos sorprendió con una “guardiolada” saliendo a jugar con un falso delantero centro.

Sea por esta decisión, o por la lentitud del terreno de juego, la excesiva acumulación de hombres en el medio campo, o por el acierto del rival, lo cierto es que, sobre todo en el primer acto, España no fue España y lo que es peor, Italia no fue Italia, por una vez vimos jugar bien a la selección transalpina, que salió valiente a jugarnos de tú a tú.
Estuvimos un poco espesos y más imprecisos de lo normal, los jugadores parecían inmersos en este ambiente de desánimo que asola  últimamente nuestro país, pasando de puntillas por los primeros cuarenta y cinco minutos sin pena ni gloria. Ya en la reanudación España dio una versión más parecida a lo que se espera de ella y ambos conjuntos nos brindaron un espectáculo acorde con un acontecimiento de este calado y cosecharon un empate justo a tenor de las oportunidades de las que gozaron unos y otros.

Si hay algún punto preocupante que destacar en estas primeras impresiones, es el de que nos hemos acordado demasiado de las ausencias. La que parece más clara es la de Villa, el equipo se queda cojo sin la presencia del asturiano, tanto por sus goles como por quedarse la selección sin referencia, tanto por su aportación como por la preocupación y el respeto que infunde en el adversario. Pero no debemos olvidar que nos falta en cierto modo el corazón de este equipo, Puyol, sin él veo a Piqué huérfano, como perdido, solo nos queda rezar para que Ramos se centre y dé su mejor versión. Y lo que parece peor, en el banco no hay recambio, Del Bosque se ha visto forzado a llevar a un casi inédito Albiol, después de no rascar bola este año en su club. Quizás sea la defensa el punto más flojo de este equipo.

Y una vez más, mención aparte para Casillas, con el santo guardando el arco parece que a esta selección solo un milagro la puede hacer perder. Siempre nos acordamos de las filigranas, regates y toques de nuestro excelente centro del campo, pero no seríamos justos si nos olvidáramos de que al final nos termina sacando las castañas del fuego el mismo.

Para las bandas hemos recurrido a dos futbolistas que son la antítesis, el de la derecha defiende pero no puede o no sabe atacar, con el balón desentona en la orquesta de los bajitos, y el de la izquierda más a tono con la roja, ataca como nadie pero todavía se le espera en defensa.

La gran noticia es que por fin Iniesta llega a un campeonato importante de selecciones en buenas condiciones, yo diría que magnífico, se le ve con chispa y debemos aprovecharlo.

El caso es que con casi todo el país pidiendo a gritos la entrada de Navas y Torres durante el segundo tiempo y buena parte del primero, el marqués eligió un momento no muy oportuno para efectuar los cambios sacando del campo a los artífices del único tanto de España, Silva y Cesc. La verdad es que con la entrada del sevillista y del eterno niño el equipo tuvo otro aire, más alegría. A Torres le hacen falta 10 oportunidades para poder marcar una, es cierto, pero él solo creó más peligro que sus compañeros en toda la primera parte.

Quien no se consuela es porque no quiere, solo hay que echar un vistazo a cómo han empezado las otras dos grandes favoritas (con permiso de Francia), Alemania (ganando por la mínima sin convencer) y Holanda (perdiendo contra todo pronóstico). Por lo tanto no debe cundir el pánico, hemos empatado con una selección histórica, que siempre está ahí, juegue bien o mal, y esta vez nos ha tocado que jugara bien y nosotros no tan bien.
Siendo positivos, si ante toda una Italia no completamos una gran actuación y conseguimos empatar habiendo tenido opciones de ganar el partido, podemos mirar al futuro con optimismo.

Ahora es momento de aprovechar los dos siguientes partidos, ante rivales en principio de una menor entidad, para seguir engranando la maquinaria.

Lo dicho, sigamos poniéndole velas a "San Iker" y encomendándonos a "Iniesta de mi vida" y sus locos bajitos, que ya habrá tiempo para rescates y primas de riesgo. Lo primero es lo primero, pan y circo.

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba