LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

31 de mayo de 2014

¿ALGUIEN DUDA DE QUE PODEMOS?

Enlaces a esta entrada
La política, como muchas otras cosas en la vida, no debería ser tan complicada como se han empeñado todos estos años en querer hacernos ver. En cierto modo es pura matemática, si no me gusta este partido ni el otro, pues os dejo de votar y voto a otro, tan sencillo como eso, entonces ¿por qué no lo hacemos? ¿es que no podemos?. Algo así debieron pensar hace unos meses las huestes de Pablo Iglesias, aunque seguro que ni el más optimista seguidor del “coletas de la tele” se esperaba no solo el resultado obtenido sino el revuelo que se ha formado en torno a su figura y a los postulados demoníacos de ese partido surgido de las cloacas de esa chusma llamada “pueblo”. Un pueblo que ya no piensa que está harto, sino que se atreve a decirlo en voz alta y parece que por fin empieza a despertar de su incomprensible letargo y quiere hacer algo.

Nada más conocerse los resultados de las elecciones europeas, y sacudirse disimuladamente el polvo de sus trajes de firma ante el tropezón cosechado, la derecha ha sacado a pasear a sus perros de presa mediáticos por todos los rincones, Objetivo: desprestigiar y aplastar esa amenaza inesperada encarnada en la figura de un mesiánico tertuliano con aires de espadachín.
Así que los Alfonso Rojo, Pedro Arriola y demás, se han puesto manos a la obra con una dura andanada de ataques: que si Venezuela, Irán, que si frikis, alusiones a ETA y demás…
Me llama poderosamente la atención, uno de los principales ataques que sufre Pablo Iglesias, el de que “utiliza los medios” para hacer campaña y que estos fomenten sus apariciones y le den constante publicidad. Algo cuanto menos sorprendente en un país donde los medios están descaradamente manipulados y claramente se decantan por una opción política u otra, y en donde los tertulianos políticos campan a sus anchas en todas las franjas horarias de sus emisiones. ¿Ahora nos escandaliza esto?.

El último personaje en saltar a la palestra es el expresidente del gobierno Felipe González, aquel que hace muchos años cambió la chaqueta de pana (en aquellos tiempos no existía Alcampo) por el traje, y que lejos de ocuparse del caos interno del circo en el que se ha convertido el partido de sus amores, se empeña en demostrar una vez más que los dos máximos exponentes de la “casta” política de este país, son el mismo perro pero con distinto collar. 
Ahora desde su cómodo trono de Gas Natural, en otra muestra de que la edad no perdona, afirma que sería una catástrofe que triunfaran estas “alternativas bolivarianas”. 
Así que señores, se acabaron los coqueteos mantenidos toda la vida con el país de Chávez, con Castro y todo lo que huela a izquierda latinoamericana, dejen lentamente en el suelo sus camisetas del Che y depongan su actitud…

Ojo, porque esta campaña orquestada por los partidos grandes, podría volverse en su contra, pues ya es sabida por todos nuestra querencia española, o al fin y al cabo humana, por aliarnos con el débil.

Y todo esto ¿por qué?. Muy sencillo, se puede resumir en una sola palabra: MIEDO. Miedo a que alguien les sacuda de sus poltronas, a que nos hayamos dado cuenta por fin del tremendo engaño al que hemos sido sometidos durante décadas de alternancia de dos partidos que solo se han preocupado de engordar sus cuentas corrientes y sus listas de privilegios a costa de los ciudadanos; miedo en definitiva, a que se les acabe el Chollo.

Y ¿a qué viene esto?. Pues todo esto viene a que un tipo con pelo largo, barba descuidada y ropa de Alcampo, y que se mueve en los medios como pez en el agua, ha aprovechado su discurso incisivo pero pausado, hiriente pero sin aspavientos, sin hablar alto pero hablando claro, para decir ni más ni menos lo que la gente quería oír. Que el pueblo en una democracia es el que tiene la palabra, que este sistema es participativo y la gente tiene voz y voto en cada una de las decisiones que se tomen. Que hay que rescatar a las personas y no a bancos, ni autopistas, ni aeropuertos sin aviones, que se acabaron los privilegios de los políticos, que hay dinero sí, pero mal usado y muchas veces derrochado. Obviedades al fin y al cabo, pero que lamentablemente las habíamos olvidado. 
¿Son utopías?, pues sí, algunas sí, o quizás muchas, pero con que cumplieran el 50% de su programa electoral creo que tendríamos un país un poco más justo.
Para empezar, un gesto: parece que sus eurodiputados van a cumplir con su promesa de cobrar 1900 €, y el resto (hasta 8.000 o más) destinarlo parte a financiación del partido y parte a ONGs, además de viajar en clase turista y no en primera como todos los demás políticos.
¿Que se aliarán con IU?. Casi seguro, pero es el primer paso, no pretendamos curar un cáncer en meses cuando no hemos podido en décadas. Hay que fomentar el voto útil y no vendría mal probar una opción radicalmente contraria a la que no funciona. 
Aunque su existencia solo fuera para remover conciencias dentro de la clase política, Podemos ya habrá conseguido mucho más que cualquier otra formación.

Uno de los principales reproches al movimiento 15M fue que era algo meramente romántico, algo plagado de gestos cara a la galería, una moda sin más, sin que se tradujera en hechos o en actos. Todo el mundo decía “bueno ¿y qué proponéis?"... Pues aquí parece que están las propuestas.
Puede ser que la gente se esté agarrando a un clavo ardiendo, que el batacazo luego pueda ser mayúsculo, o que nuevamente nos estén engañando, pero llega un momento en que, o creemos en algo y nos unimos en torno a unas ideas, siguiendo y confiando en alguien, o el batacazo nos lo pegaremos ya, si es que queda alguno por ahí que se mantenga todavía en pie...

¿Podemos?, ¿alguien lo duda?.

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba