LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

19 de febrero de 2013

Premios Goya 2013: mantas, hipotecas y sobres.

Aun retirado ya de estos menesteres por una evidente falta de motivación que ahora no viene al caso, sin embargo no me he podido resistir a aprovechar el filón que para bloggers, críticos, y todo tipo de comentaristas virtuales y reales supuso la gala de los Goya celebrada el pasado domingo.

Hay que reconocer que dicha gala en principio ya tenía su morbo, alimentado en días anteriores con supuestas "recomendaciones" por parte del gobierno para que no se convirtiera en un mitin político, o mejor dicho para que no se les volviera en su contra un evento subvencionado por ellos (o siendo más exactos, por nosotros) y emitida por el canal público de televisión. A esto se unió el actor Tristán Ulloa que se desmarcó del acto aduciendo un conflicto moral/personal por disconformidad con las directrices bajo las que se iba a celebrar esta ceremonia.
Entre llamadas previas de atención y desmarques de última hora podía parecer que Mariano Rajoy podría sentarse frente a su televisión sin atragantársele el humo de su puro. Pero estaba claro que, dado el fuerte sentimiento de corporativismo y el carácter revolucionario de este gremio, cualquier cosa podía pasar…

Alfombras rojas y vestidos imposibles aparte, la gala comenzó con una brillante Eva H. repartiendo estopa a diestro y siniestro con su gracejo característico. No se libró ni la familia real, como no podía ser de otra manera, ni el ministro Wert, probablemente el miembro del gobierno más odiado en estos momentos, o por lo menos el que más méritos ha hecho, el cual recibía con falsas sonrisas los primeros puyazos de la maestra de ceremonias, rezando para que el mal trago acabara cuanto antes. 
De un plumazo la presentadora se había saltado todas las “recomendaciones gubernamentales”. La noche prometía....

Pero, sin duda lo mejor estaba por venir. Si a estas alturas algún cinéfilo sigue leyendo este post, le adelanto que de cine no voy a hablar. Por lo que seguramente me quede solo leyendo esto (no os preocupéis  estoy acostumbrado).
Pero, ¿quién va a hablar de cine con los jugosos momentazos con los que nos obsequiaron algunas protagonistas?.
Yo me quedaría con tres, a las que adjudicaré mis particulares premios.

CANDELA PEÑA. Mejor actriz de reparto dramática por la película “Una manta en cada mano”, película en la que se retrata la muerte de su padre en un hospital de la posguerra...

La díscola Candela, comenzó su discurso con la primera en la frente despejada de Wert, haciendo alusión a su condición de catalanoparlante. Continuó tocando la fibra sensible con una impactante historia contando que su pobre padre murió en un hospital público catalán desatendido, sin mantas y sin agua. Y para rematar terminó pidiendo trabajo, pues estaba ya tres años en paro y tenía una boca que alimentar.

Obviando el tema del catalanismo que particularmente a mí me cansa, y pasando por encima, no sin una sonrisa irónica, por los aprietos de la parada Candela y su churumbel, el tema del agua y de las mantas es el que de verdad me llamó profundamente la atención.
Al día siguiente la dirección del hospital aludido, salió presto a desmentir tales acusaciones, diciendo que si bien los recortes se han notado en otros aspectos (en eso está de acuerdo la totalidad del país), nunca se ha dejado de arropar o dar de beber a un enfermo, supuestos que jamás fueron denunciados por la actriz ni ningún familiar suyo.
Entonces ¿Qué le pasó a Candela? ¿Le pudo su condición de actriz? ¿No fue capaz de contener su vena dramática?, o ¿utilizó sus artes escénicas para arremeter contra los recortes o mejor, contra políticos de distinta ideología a ella? Además, ¿tiene claro contra quién arremetió? Pues si su padre murió en 2011, ¿quién gobernaba por aquel entonces en España y sin ir más lejos en Cataluña?
Desde luego si no es cierta esta historia mas propia de las películas sobre la eterna Guerra Civil, temática estrella en la filmografía española, utilizar la muerte de un padre para hacer un alarde "revolucionario", podríamos decir, si no queremos meternos en debates sobre la bajeza de la condición humana, que por lo menos no es muy ético que digamos...

MARIBEL VERDÚ. Mejor actriz protagonista por “Blancanieves y  las siete hipotecas".

La Verdú no podía ser menos y utilizó buena parte de su discurso a mostrar su profundo desacuerdo con la situación propiciada por un sistema quebrado, injusto, obsoleto, que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos", dedicando su premio a esas personas que han perdido sus hogares e incluso sus vidas. 

Bonito gesto, estamos plenamente de acuerdo con todas y cada una de tus palabras, pero querida Maribel, como sabrás, las hemerotecas las carga el diablo y estas imágenes te dejarán una vez más "muda" sin tener que volver a interpretar tu papel en Blancanieves.


Se da la circunstancia de que Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI), es una financiera vinculada al Banco de Santander dedicada a la concesión de créditos hipotecarios y que está acusada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, entre otras cosas, por “incluir ‘cláusulas tóxicas’ en las hipotecas que ha concedido, de forzar la firma de avales, de intentar penalizar económicamente a sus clientes y de no recibirlos”, prácticas abusivas frente a esas personas que ahora defiende Maribel.
En la propia gala manifestó sentirse muy cómoda en el papel de mala, ¿se referiría a esto?. Poderoso caballero, don dinero...


ADRIANA UGARTE. Mejores "defectos" especiales, por “Colega ¿dónde está mi sobre?
Para rematar una gala llena de curiosidades y en la que el tan manido tema de los "sobres" del caso Bárcenas había sobrevolado una y otra vez, una cruel y retorcida metáfora hizo que el tema les estallara en sus propias narices con el monumental error cometido por Adriana Ugarte precisamente con los “sobres” de los ganadores al Goya a la mejor canción original.
Invitación a la gala= gratis, traje de Armani= prestado, ver la cara de desconcierto del público asistente y sobre todo de los "ganadores por 10 segundos", no tiene precio...
Seguro que a partir de ahora la pobre Adriana cada vez que escuche la palabra maldita se quede un poco "sobrecogida".
A definir como caótica la organización de la entrega de premios, contribuyó también tanto esta imagen de la desocupada Candela Peña recibiendo su galardón con un sobre con el nombre de Chus Lampreave, como las  cuanto menos "curiosas" explicaciones que dio La Academia sobre todos estos fallos.

Para poner la guinda al pastel, aun sabiendo que los cinéfilos se tirarán prestos a mi yugular, no seré yo quien se quede con las ganas de ironizar con que el premio al mejor guión original se lo lleve una película muda de Blancanieves. Lo dicho, perdón por el chiste malo.

Desde luego ni este post ni ninguna crítica hacia la gala de los Goya de este año nos puede distraer de los verdaderos problemas de este país que sí que son los que se esgrimieron en dicho evento: sanidad, educación, paro, desahucios, pobreza….
Lo que habría que analizar es si estas reivindicaciones son creíbles en personas con trajes, prestados o no, de alta costura y joyas de un valor inalcanzable para el grueso del españolito medio, o si, parafraseando a  la joven socialista Beatriz Talegón, no es contradictorio adoptar esta pose revolucionaria en este tipo de eventos que cuestan miles y miles de euros y a los que los asistentes acuden en coches de lujo con sus mejores galas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba