LLEVAN PENSANDO...

REDES SOCIALES

12 de mayo de 2010

¿TENGO YO LA CULPA DE LA CRISIS?

Mi principal ocupación en la vida ha sido estudiar, y jamás me ha gustado. Aún tengo pesadillas algunas noches, soñando con que me enfrento a un inminente examen de cualquier asignatura y no me he preparado nada de nada, no os podéis ni imaginar lo que me angustia… La verdad es que me he pasado más de media vida estudiando: EGB, BUP, COU, Selectividad, Carrera Universitaria, varios años de Oposiciones, más Oposiciones de promoción interna… Todo ello para llegar hasta donde estoy, no muy lejos, un simple auxiliar administrativo, pero lo suficiente para que muchos me consideren un privilegiado y el culpable de los males de España.

Cuando la mayoría de mis amigos se descolgaron del instituto para dejar los estudios y entrar en el mercado de trabajo, yo permanecí en el mundo de los libros. Con esa edad, para ellos cualquier oficio valía: reponedor en PRYCA, comercial…. Lo justo para echar un dinerillo a la cartera. Mientras ellos adquirían sus primeros coches de segunda mano, se compraban el mejor tabaco, además de vestir alguna que otra marca y disponer de un buen dinero para salir, yo me apañaba con lo que me podían dar mis padres con 5 hijos y un sueldo de mecánico de Telefónica.
Con mi esfuerzo, mi constancia y con la inevitable dosis de suerte, logré aprobar una oposición. En los primeros años, además de aguantar injusticias en el trabajo, tuve que soportar los típicos comentarios, burlas y chistes de “funcionarios”: que si no hacemos nada….., que si jugamos a las cartas en el trabajo……, que si siempre estamos desayunando….. y mientras tanto cobrando un sueldecillo que no estaba mal, pero que era insignificante comparado con lo que cobraban otras profesiones, sobre todo las ligadas al sector de la construcción. Y es que en pleno boom inmobiliario, surgió la figura del típico pueblerino, que no sabe hacer ni la “O” con un canuto, que monta una constructora y se forra a base de especular con terrenos, vender pisos a precio de oro, con un gasto mínimo; un gran negocio.
Así que inmobiliarias, gestorías y notarios se subieron al carro del dinero fácil; los fontaneros se compraban automóviles de último modelo, y hasta los albañiles de 18 años no envidiaban para nada mi sueldo, mientras yo me las veía y deseaba para encontrar un piso y poder casarme. Finalmente lo logré gracias a otro golpe de suerte, adquiriendo una vivienda protegida que me “tocó” en un sorteo ante notario.
En todo este lío habría que añadir a los bancos, que han especulado con nuestro dinero hasta la saciedad, a la vez que otorgaban hipotecas al primer individuo que pasaba por allí y se quería comprar una vivienda con un precio prohibitivo y un sueldo escaso y temporal. ¿Ahora qué hacemos con todas esas casas?
En plena época de bonanza, mi poder adquisitivo fue decreciendo con el paso del tiempo, estando congelado el sueldo muchos años y las pocas subidas que he obtenido han sido muy inferiores al IPC, o dicho de una manera mucho más sencilla, cuando los precios no han parado de subir, yo he seguido cobrando lo mismo.

Bueno, pues al final resulta que toda esta situación ha explotado y el mercado inmobiliario y financiero se ha hundido y ahora tenemos entre todos que salvar a ricos ejecutivos, pagar las millonarias jubilaciones de banqueros y ayudar a constructores  y demás familia, que han vivido como reyes. ¿Quien paga los platos rotos de todo esto?. Por supuesto, el conjunto de la sociedad, pero, ¿con quién nos metemos primero?, no se ha tardado en señalar a los FUNCIONARIOS. Que si somos demasiados y hay que reducir el número…, que si cobramos mucho y hay que volver a congelar salarios durante años…
Y mientras ¿qué ha hecho papá Estado?, pues, primero esperar a que pasaran las elecciones para reconocer que existía una crisis económica importante, y segundo seguir endeudándose hasta las "cejas" de nuestro presidente, malgastando el dinero con propinas de 400 € tanto a ricos como pobres, cheques-bebé, ayudas para alquiler, dependencia... y creando ministerios que se dedican a buscar alguna tontería en la que justificar sus presupuestos.
El caso es que nos ha tenido que llamar la atención Europa entera, con llamada telefónica incluida del todopoderoso, salvador del mundo, patético premio nobel de la paz y amiguísimo de Mr. Bean, D. Obama, para que nuestro presidente del gobierno reaccionara de alguna manera. Y a la lumbrera de ZP, lo que se le ha ocurrido es bajarme el sueldo como principal medida anticrisis. Así que cuando llegue Julio, me encontraré con que el IVA  ha subido y yo habré cobrado todavía menos ¡hay que joderse!. Yo que no he consumido ni cheque-bebé, ni ayuda para alquiler, ni me he podido beneficiar de ninguna ayuda social (porque cobro demasiado según ellos).
O sea que yo tengo la culpa de todo por haber estado clavando los codos más de media vida, por haberme administrado mi pequeña paga de joven, por no haber vestido de marca, por haber aprobado con esfuerzo una oposición y haber aguantado burlas acerca de mi profesión, por tener mi sueldo congelado toda mi carrera, por no haberme comprado una casa de película, ni un coche fantástico … Por no ser banquero, ni ejecutivo, ni político, ni constructor... por ser un simple funcionario.
Y todavía rezando para que no nos pase lo de Grecia…

No, si al final va a ser verdad la frase del anuncio de la ONCE “Siempre hay que hacer el doble que los demás para conseguir la mitad”.




P.D.: No sigo escribiendo más porque quiero mantener la línea de prudencia de este blog, que si no...

16 comentarios:

  1. Me parece muy acertado tu artículo sobre ¿TENGO YO LA CULPA DE LA CRISIS?, me he visto identificada con el mismo. Además yo añadiría que por qué se presta a Grecia dinero sabiendo cómo estábamos aquí...
    Enhorabuena sigue en esa línea.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien estoy hasta los huevos de este gobierno...Que digo yo, que ya que estamos porque no meten a todos los indigentes en campos de concentración para solucionar el paro?El gobierno piensa con los pies y con SU bolsillo, que es bien amplio...

    ResponderEliminar
  3. En la época de bonanza y de "recogida de beneficios" a mi nadie me dio nada, ni se hizo reparto, ¿por qué tengo que pagar yo ahora?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18/5/10 0:17

    Pero tienes tu puesto de trabajo garantizado no???

    ResponderEliminar
  5. Sí, ¿y?
    ¿O también me tendrían que quitar una cosa que me he ganado a pulso?, ¡Faltaría más!

    ResponderEliminar
  6. Esto es España y aquí hay que mamar... ya lo dice la cancioncita. Venga ministerio de igualdad, vanga ayudas que no sirven para nada que no sea incrementar la deuda española, venga ayudas a los bancos y ahora qué. Pues ahora lo esperado, los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Y todo esto es ¿socialismo? joder, como ha cambiado la historia.
    Un saludo y a seguir pensando compulsivamente.

    ResponderEliminar
  7. Y parece que lo peor está por llegar, tanto propagar que todo lo harían por consenso y sin decretazos, ya tenemos otro preparado, la reforma del mercado laboral. Se comenta por ahí que el gobierno "SOCIALISTA" va a abaratar el despido.

    ResponderEliminar
  8. Hola Juan Antonio, esta claro que tu no tienes la culpa de la situacion economica actual, y seguramente tu como una gran cantidad de funcionarios os hayais currado unas oposiciones muy duras renunciando a muchas cosas. Estaras de acuerdo conmigo que el sistema publico Español el cual se sostiene gracias al sector privado esta masificado, yo en mi pueblo conozco gran cantidad casos de pago de favores, enchufes de familiares y esto multiplicado por todas las administraciones que hay en España es mucho dinero y ahora pagamos justos por pecadores porque esos cargos los hemos estados manteniendo desde el sector privado en las epocas de bonanza y ahora en vacas flacas os toca a los funcionarios, pienso que si las administraciones se gestionasen como una empresa privada otro gallo nos cantaria.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo en lo que has dicho, pero como has mencionado las épocas de bonanza, vuelvo a repetir que en esas épocas nadie repartió nada conmigo, todo lo contrario me han congelado el sueldo y cuando lo han subido ha sido por debajo del IPC que es como bajarlo.
    En todos los trabajos hay "caras", y en la Administración muchos, pero los que cumplimos todavía nos "queman" más estas medidas.

    ResponderEliminar
  10. Deacuerdo con que a lo mejor te hayas ganado tu empleo a pulso, pero ya que piensas egoistamente te dirè que en mi caso como pequeño empresario me repercute aùn mas que a tì la situaciòn, sobre todo teniendo en cuenta que somos los que mantenemos la cantidad de puestos inùtiles que hay en la administraciòn pùblica. A lo mejor no es tu caso pero de que sobran funcionarios SOBRAN y eso no lo puedes negar.

    ResponderEliminar
  11. Al anónimo último, me hubiera gustado ver si hacías el mismo comentario si la entrada la hubiera escrito el banquero, el ejecutivo, el político, el constructor, el albañil de la nómina más alta que la mía, al fontanero del cochazo...., ellos no han sido egoístas, resulta que yo soy el egoísta...¿por qué? ¿por quejarme?
    No me hubiera importado colaborar con el país, si éste hubiera estado gestionado correctamente y no se hubieran consentido toooodas las situaciones que he comentado anteriormente.
    Pero ante una reacción tardía del gobierno y unos sindicatos cruzados de brazos ya hace años, los que pagamos siempre somos los mismos.
    Y claro, como entre todos nos pagáis los sueldos..., te recuerdo que yo también pago impuestos, yo también me pago mi sueldo, hago carreteras, hago centros sociales. Yo elegí orientar mi vida hacia los estudios para conseguir un puesto fijo y un sueldo para salir del paso, tú la orientaste en crear una pequeña empresa con los riesgos que eso conlleva, así que nada, entre los dos levantaremos el país.

    ResponderEliminar
  12. Como Pequeño Empresario:
    Yo he estudiado el BUP, el COU, la Universidad (matemáticas) (y de estudiado muuuucho más que no viene al caso contar aquí) y finalmente he terminado montando una empresa de desarrollo para Internet -con ciertas dosis de consultoría estratégica-. Yo soy lo que ahora se llama "emprendedor" y tanto se promociona. En fin, la vida da muchas vueltas, y cada uno vamos haciendo nuestro camino como mejor podemos. No creo que el sector privado mantenga al sector público (¿de donde sale el dinero de muchas empresas sino de clientes que son "funcionarios" o son "administraciones"?). Vivimos en un círculo, donde todos dependemos de todos. Suprimir a los funcionarios sería la ruina de las empresas (se quedan sin clientes) y suprimir las empresas es el hundimiento del país.

    AHORA BIEN: El problema es que hay dos tipos de "universos" para el ser humano. El universo "de lo privado" donde si eres currante no empiezas a trabajar hasta los 30 y has acabado a los 50 -lo que automáticamente te deja sin derechos- o bien te haces empresario -imposible crear empresas nuevas al estar axfisiados con impuestos, y si tengo beneficios que necesito para el año siguiente y dar empleo, a Hacienda le da igual y quiere el 30% -sin contar seguros sociales y un sin fin imposible de sobrellevar- y luego el universo delo público, donde por hacer un examen se tiene derecho laboral para toda la vida (un disparate en comparación con el sector privado).

    La situación laboral de un funcionario con 100% de derechos y garantías es una injusticia infame en COMPARACIÓN con un trabajador privado que vive en la incertidumbre absoluta, y una BARBARIE si se compara con el pequeño empresario que vive axfisiado pagando impuestos (y si fracasa, termina pidiendo en la calle).

    En un país es imposible una democracia sin justicia. Y no puede haber justicia cuando las diferencias de DERECHOS entre una persona y su vecino son abismales.

    El despilfarro de las administraciones (central, autonómica, diputaciones, ayuntamientos, entes y fundaciones ... ) contribuye a este malestar.

    España es un país roto por la situación laboral: donde la mejor salida laboral es hacerse funcionario ...

    ... y hay que ser honesto: si cualquiera de los funcionarios que aquí han escrito perdieran su plaza de funcionario ¿qué iban a hacer en la vida? ¿acaso te servirá de algo tus habilidades y conocimientos? ¿qué harías? Seguramente sólo podrías pedir en la calle, o trabajar en el campo recogiendo melones ...

    Si tú eres funcionario, lo serás porque no has podido hacer otra cosa ... y si yo me he hecho empresario, será porque las circunstancias me han llevado por ahí ...

    Pero querido funcionario: TODAS las personas tienen derecho a una vida digna, y a derechos y seguridad laboral, y no sólo tú.

    Ese es el problema de fondo.

    ResponderEliminar
  13. A ver, yo no sé si no te has leído la entrada antes de hacer comentarios...
    ¿En qué momento de tu lectura has podido constatar que yo no quiero que todas las personas tengan derechos? En serio, no sé a qué viene esto.
    Tu planteamiento ha comenzado muy bien y tienes razón en muchas cosas, pero me quedo perplejo con tus últimos párrafos.
    ¿Que soy funcionario porque no he podido hacer otra cosa? ¿Esos son todos tus argumentos? ¿Me conoces acaso? En serio, tampoco entiendo cómo sabes de mis habilidades recogiendo melones...
    En fin, eso no merece la pena ni rebatirlo.
    Por cierto el año que saqué las oposiciones me presenté a 4 exámenes (no sólo uno) y a eso puedo unir las restantes convocatorias.
    Me gustaría ver a más de uno que se queja por aquí, aprobando una oposición... Y si somos tan privilegiados, señores a estudiar, a competir con miles de personas y a ser el mejor.
    Está claro que este gobierno nos ha puesto en el punto de mira con sus decisiones y nos ha demonizado.
    Repito (y son ya muchas veces) que mi planteamiento es sencillo, no hay que buscar culpables en las víctimas de la crisis sino en aquéllos que la han originado, y si debemos contribuir, lo haremos con mucho gusto pero TODOS.
    En fin querido pequeño empresario, a buen "emprendedor" pocas palabras bastan...

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3/7/10 1:36

    Aunque mantengo mi opiniòn de que sobran funcionarios, no puedo dejar de estar de acuerdo contigo en que el otro comentario anònimo se ha pasado un poco en los tèrminos que eligiò para referirse a tì personalmente (a menos que esa persona te conozca) y darte la razòn en que desviar la vista de los verdaderos culpables de la situaciòn y empezar a atacarnos unos a otros no soluciona nada. Cobrar conciencia y saber que somos muchos los que estamos haciendo algo, contribuyendo y luchando por salir adelante cada uno a su manera es una forma de abrir los ojos a otras perspectivas, este es un paìs democràtico no?. Por otro lado Juan Antonio sigo en mi opiniòn de que porsupuesto estàs en tu derecho de quejarte pero pienso que debes tener en cuenta que es la primera vez que a los funicionarios les afecta directamente. Puedo decirte que en mi caso no se trata de esa especie de fobia generalizada que parece existir entre los demàs contribuyentes que no pertenecen a la categorìa de "funcionario", muy al contrario tengo algunos amigos que lo son y lo mas curioso es que ellos opinan igualmente que hay demasiada gente haciendo muy poco.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. “¿Tengo yo culpa de la crisis?”. Yo creo que la respuesta es no. Pero a la pregunta ¿tengo yo la culpa de la situación que vivimos hoy día en España.¡Pues me temo que toda!. Como español no me queda más remedio que reconocer mi parte alícuota de culpa en todo lo que nos ocurre. Sí, es cierto, son nuestros políticos los que nos han traído hasta aquí, pero ellos han actuado ostentando nuestra representación. Luego si lo han hecho mal, podremos ir contra ellos, pero de ninguna manera podremos soslayar ni obviar las consecuencias que se deriven de los actos realizados por aquellos que democrática y legítimamente elegimos, simplemente diciendo "¡Ahh yo no tengo culpa"!.Europa dirá, ¿quienes son los culpables de que en España existan 47 aeropuertos y sólo 11 sean rentables? ¡Pues los españoles!

    Por último, creo que los funcionarios tenemos que entender que si una empresa privada tiene problemas económicos y se ve obligada a ajustarse e incluso a despedir plantilla, no es descabellado pensar que cuando sea nuestra empresa la que atraviesa problemas económicos se vea obligada igualmente a tomar medidas de ajuste. En el fondo, es lo mismo, dos empresas que tienen más gastos que ingresos, ¿qué más da que sea pública o privada? Es una cuestión de viabilidad

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails
 
ir arriba